Enamórate de los días en los que no tengo nada que decir.
Enámorate también de los días en los que digo mucho y no logro nada.

IMG_20150927_223622Mejor no te enamores si me ves, puede ser que sea el día en el que mejor salgo en fotos.
Mejor no te enamores si me escuchas criticando, o diciéndote como es que tienes que vivir.

Enamórate mejor de lo que digo cuando mi dislexia es la protagonista.
Enamórate también cuando sólo se escucharte y asiento tus proyectos con la mirada perdida.

Enamórate de las intensidades que puedo escribir y vuelve a desilusionarte cuando te des cuenta que sólo mis letras son sensibles y que mi carácter parecer ser el más hostil que hayas conocido.

Enamórate de tu misma expresión, esa que dice “El que escribe es uno, y el que vive es otro” ¡Bah, palabras más, palabras menos!

Enamórate de mis letras, esas que leen y comparten sólo algunos.
Enamórate de mis letras, esas de las que le causan risa a la desdichada mal querida, que sólo se hace la anti romántica porque nunca le han movido el piso con dos letras.
Enamórate de mis letras, de las que alguna valoró y disfruta aun en silencio.
Enamórate de mis letras, donde escribo en silencio frente a una iluminada pantalla, enamórate de esas mismas letras que nunca has leído en una conversación privada.

Enamórate de mis letras… Sacan lo mejor de mis defectos. ¡Un placer!

 

«“el escritor es esa especie de kamikaze que se expone al mundo para bombardearse. (O es un imbécil que a través de un romanticismo escueto pretende decir que su vida es una mierda y no dar tanta pena.)».