Ven: vamos a descontar los minutos que le quedan a este atardecer, pero por cada segundo un beso.
Ven; no bebo y soy torpe bailando salsa, además suelo ser imprudente con las preguntas, pero más con las respuestas.

Ven; veo en lo “normal” y “común” cosas intensas e interesantes, como los atardeceres, que siempre serán motivo de inspiración.

Odio el vallenato, el reggaeton lo tolero si eres tú la que me invita a bailar, siempre y cuando sean pocos (nulos) los testigos; me gustan las canciones de Arjona y no me gustan las series en inglés.
El café, de preferencia bien cargado, con leche sólo cuando no se puede despreciar, soy monotemático y la opinión de los terceros es como una canción de radio que nadie pidió.

No se que me queda bien, pero el espejo me engaña con la velocidad de la mañana. ¡Voy saliendo por ti!

¡Estoy afuera! Ven; y al transitar el sistema nos detendrá en el cambio abrupto de amarillo a rojo, tenemos sólo 99 segundos, ni uno más, ni uno menos; 99 segundos son los justos y necesarios para llevarte a la luna y regresar con 99 besos que sacian las ganas que produce el cambio de rojo a verde antecediendo al paso peatonal.

Cierra los ojos por 99 segundos, que yo me encargo del resto, sino que la bocina de los desesperados y solitarios hagan de las suyas para hacernos arrancar, lo que no saben es que tenemos 99 segundos… Volando.

Dame 99 segundos para mostrarte millones de razones por las que un beso apresurado, acelera el corazón y baja las revoluciones de nuestro aliento.

ven, 99 segundosA ver, solo quedan 99 segundos, cuando pase este beso el semáforo se ha llevado el atardecer cómplice de este encuentro, y se llevará también solo una parte de las ganas que piden que el próximo nos regale unos segundos mas.

La bocina del desesperado de atrás nos ha hecho aterrizar, aquí vamos… Buscando un nuevo encuentro, la agonía de un atardecer nos espera en el próximo semáforo.

Nos ha ganado la noche, nos venció el conteo, el atardecer nos hizo ser, sentir,crecer… permanecer.
¡Ven! Ahora métete en mi mente, ¿y cómo no? si ahora cada ocaso será el regazo para fundirnos en besos,
Tu sonrisa pinta el cielo, tu boca es mi deseo.

Ven, al menos se disfrutar del escondite del sol. ¿Me acompañas?

Ven: vamos a descontar los minutos que le quedan a este atardecer, pero por cada segundo un beso. Ven; no bebo y soy torpe bailando salsa, además suelo ser imprudente con las preguntas, pero más con las respuestas. Ven; veo en lo “normal” y “común” cosas intensas e interesantes, como los atardeceres, que siempre serán motivo de inspiración. Odio el vallenato, el reggaeton lo tolero si eres tú la que me invita a bailar, siempre y cuando sean pocos (nulos) los testigos; me gustan las canciones de Arjona y no me gustan las series en inglés. El café, de preferencia bien cargado, con leche sólo cuando no se puede despreciar, soy monotemático y la opinión de los terceros es como una canción de radio que nadie pidió. No se que me queda bien, pero el espejo me engaña con la velocidad de la mañana. Ven, al menos se disfrutar del escondite del sol. ¿Me acompañas?

Una foto publicada por Joale Aristimuño (@soyjoale) el

{99 segundos} Ni uno más, ni uno menos; 99 segundos son los justos y necesarios para llevarte a la luna y regresar con 99 besos que sacian las ganas que produce el cambio de rojo a verde antecediendo al paso peatonal. Cierra los ojos por 99 segundos, que yo me encargo del resto, sino que la bocina de los desesperados y solitarios hagan de la suya para hacernos arrancar, lo que no saben es que tenemos 99 segundos… Volando. Dame 99 segundos para mostrarte millones de razones por las que un beso apresurado, acelera el corazón y baja las revoluciones de nuestro aliento. A ver, solo quedan 99 segundos, cuando pase este beso el semáforo se ha llevado el atardecer cómplice de este encuentro, y se llevará también solo una parte de las ganas que piden que el próximo nos regale unos segundos mas. La bocina del desesperado de atrás nos ha hecho aterrizar, aquí vamos… Buscando un nuevo encuentro, la agonía de un atardecer nos espera en el próximo semáforo. #Barquisimeto.

Una foto publicada por Joale Aristimuño (@soyjoale) el